Abrazar la lentitud y vivir cada latido.


“Creo que vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.
Nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo,
pero la paradoja es que la aceleración nos hace desperdiciar la vida.”
“Hoy todo el mundo sufre la ENFERMEDAD  DEL TIEMPO:
la creencia obsesiva de que el tiempo se aleja y
debes pedalear cada vez más rápido”
“La velocidad es una manera de no enfrentarse a lo que le pasa a tu
cuerpo y a tu mente, de evitar las preguntas importantes…
Viajamos constantemente por el carril rápido, cargados de emociones,
de adrenalina, de estímulos, y eso hace que no tengamos nunca el tiempo
y la tranquilidad que necesitamos para reflexionar y preguntarnos
qué es lo realmente importante.”
“La lentitud nos permite ser más creativos en el trabajo,
tener más salud y poder conectarnos con el placer y los otros”...

Pensamientos de Carl Honoré (Libro: Elogio de la Lentitud)


Recorriendo el muro  de  mi facebook en la mañana, me encontré con el muro de Fernando. Parecía colgado ahí para que yo lo leyera. 
Esta  enfermedad por vivir corriendo, haciendo todo a máxima velocidad, escapando de las agujas del reloj, no es otra cosa que el dios Cronos, haciéndonos añicos.
Descubrir la trampa, reconocer nuestra esclavitud mental y sentarnos a meditar es el primer paso a la liberación.


Enfrentar nuestros miedos a las  carencias y pérdidas, es otro paso importante. El miedo es el carcelero malvado que nos fustiga al trabajo sin piedad.

Debemos conquistar el mando de nuestro Ser, no dejarnos llevar por la locura esclavista, que marca el paso, al compás del reloj.

Elogiar la lentitud y hacerla un hábito  en nuestro andar, es ponerle un freno al Ego, comenzar a educarlo para una vida sana y feliz.



10 comentarios:

Patricia dijo...

triste enfermedad cuando el tiempo nos hace esclavos, olvidándonos de lo esencial y dispersándonos en un ritmo vano y sin sentido.

me gusta mucho tu entrada y la imagen preciosa!

un beso grande.

gosspi dijo...

Uy...que sé lo que es la velocidad...en parte me llevó a la enfermedad de una depresion en toda regla...ahora despues de mi recuperacion he tomado el mando de mi ser y he empezado a vivir descansando y disfrutando de cada trabajo que hago....bendita depresion que me hizo tomar el rumbo y coger el timon con fuerza y mucha ilusion.

MA dijo...

Muy buen post da que pensar y eso es bueno la vida es una escuela y de ella aprendemos a vivir o a sombre vivir depende del lado de la cuerda donde te sostengas.

Besos de luz y mil gracias por tu hermosa huella amiga.

Norma dijo...

Hola Edit, es verdad lo que cuenta, el tiempo, el tiempo, el tiempo. Te cuento que ya no corro más, ni uso el reloj en mi muñeca, lo hago desde hace 5 años, hasta ahora me ha dado resultados. De qué vale correr, si todo se dará a su debido tiempo y a su debida forma. Todo es cuestión de estar tranki y tener Fe.
Besos

José Ramón dijo...

Edit nis felicitaciones por esta entrada
gracias por compartir, hoy estamos unidos en la fe muchos blogs.
Un cordial saludo de José Ramón desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Balovega dijo...

Buenas noches..

Sigo teniendo fe en la personas, y este mundo es maravilloso.. gracias por ser parte de el...

Besotes

PEPE LASALA dijo...

Gracias amiga Edit, por poner en tu blog estas maravillosas reflexiones que a todos nos ayudan. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

su chico dijo...

"A fuego lento, fuego viejo..."
canta Rossana en una hermosa canción canaria

Es la vejéz, sucedáneo forzoso de la Sabiduría, que frena lo que la juventud, siempre en ebullición, acelera

Un saludo
al + mc

Claudia Chirino dijo...

la velocidad es un distractor,al igual que la ansiedad, la aceleración del sin sentido, a donde vamos?...

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Edit, tiene usted mucha razón, pero aunque uno se proponga comer despacio, los que mandan, se levantan para dar acción de gracias y tienes que comer a prisa sino, nunca estarás con ellos, te quedas aislada.
Es un problema de conciencia comunitaria y social que hay que ir trabajando poco a poco para que sea efectivo cambiar las actitudes negativas del correr.
Con ternura le dejo un beso
Sor.Cecilia