El camino que decanta las almas

La vida nos sorprende día a día.
El tiempo como la zaranda, va decantando las almas hasta que se muestran tal cual son.
Queda en uno continuar caminando con los desenmascarados o darles la paz y seguir tu camino.
Uno no deja de amar a los nuevos desconocidos, solo que prefiere seguir su camino buscando una cima que escalar, sea en soledad o con los que cantan la misma canción.

2 comentarios:

José Ramón dijo...

Que bella esta entrada feliz fin de semana.
Un cordial saludo desde…
Abstracción textos y Reflexión.

enfuga yremolino dijo...

uno siempre debe andar creando el camino; es verdad, muchos son pasajeros en nuestra vida y nosotros en la de ellos; pero, son quienes, casi siempre nos ponen a prueba para facilitarnos conocernos en primera persona, tanto en el YO como en el Nosotros.