Cuando la Virgen nos responde

Como todos los sábados, visitando los blogs amigos, me pongo a leer la entrada que hizo el Padre José sobre la Virgen de la Medalla Milagrosa.

Mientras la leía vino a mi memoria un tiempo especial, donde Ella se presentó como un signo de amor a mi sobrina.

La joven transitaba los momentos mas tristes de su vida. Su padre había muerto y su madre por la crisis existencial que le generó la pérdida del compañero, tubo un brote psicótico con delirios místicos. Esos meses vividos por la joven fueron atroces. Como la madre por su locura intentó matarla, tubieron que internarla un tiempo, diagnosticando su enfermedad mental. Luego de varios meses y ya estabilizada, le comenzaron a dar un tratamiento ambulatorio, con mendicación psiquiátriaca y controles de por vida.

En esos momento de profunda inestabilidad emocional, no podía siquiera pensar en su madre, no quería verla ni sentirla. Como vivía conmigo, en su necesidad de expresar su dolor me preguntaba: "que mal hice para que mi madre quiera matarme", "me siento huérfana", "conpletamente sola en el mundo" ," totalmente abandonada de Dios".

Recuerdo que luego de decirme esas palabras se fue al colegio.

Un par de horas después tocan a mi puerta para regalarme la imagen de la VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA.

El señor que la traía me dijo que el era muy devoto de la Virgen y que con un grupo de personas hacían esas imágenes de yeso, que estaban bendecidas por el sacerdote de la Parroquia donde la Virgen es la Patrona. Llevaba consigo varias imágenes para regalar a los hogares del barrio.

Le di las gracias por su nobleza, le pregunté si como comunidad necesitaban algo, a lo que me contestó: solo oraciones y alabanzas a la Virgen, la Madre de todos.

Viendo la Imagen con sorpresa, la puse en la mesa y seguí con mis tareas... pero me daba vueltas en la cabeza el porqué de la visita de la Virgen, en ese momento y de ese modo.

Como verán soy un poco lenteja para los signos.

Al rato caí en la cuenta de que Nuestra Madre estaba diciéndole a mi sobrina que ella tenia una Madre en el Cielo que la estaba cuidando y cobijando.

Cuando llegó del colegio, al abrir la puerta de calle le dije, en el comedor te están esperando.

Cuando vio a la Virgen se largó a llorar...

Después le conté como llegó la Virgen a casa y que esa era la respuesta a todas las preguntas que había tirado al aire a la mañanita.

Hoy está viviendo normalmente con su mamá, que atendida no representa riesgo en la salud para nadie. Están recomponiendo día a día su relación materno filial, poniendo mucho esfuerzo ambas por mantener la unión afectiva, que estuvo tan dañada.

Creo que silenciosamente, nuestra Madre, las va cubriendo con sus gracias para sanar las heridas y dar esperanzas a sus vidas.

Como esta entrada fue traída a la luz por la lectura del post del Padre José, los invito a pasar por allí.


11 comentarios:

lourdes dijo...

gracias que el señor te bendiga que tengas un buen fin de semana yeste tiempo que ya comienza nos ayude a prepararno a la llegada del niño Dios unidas en oración y un abrazo

lourdes dijo...

gracias que el Señor te guarde siempre que vivas un buenadviento y nasca en tu corazón cada dia unidas en oración y un abrazo mil gracias

Gran Visigoda dijo...

Gracias por compartir esta vivencia , este encuentro con María, ella nunca abandona a su hijos. Un abrazo Edit!

José Ramón dijo...

Edit Maravillosa vivencias esta que nos menciona vengo del blog de Sor. Cecilia donde te hace un homenaje en su blog no puedo hacer comentario desde hace varios día el motivo pues no tengo el conocimiento pues le felicito a vosotros

Un cordial saludo de…
Abstracción textos y Reflexión

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Edit. Saludos y un fuert abrazo.

Quiero darte las gracias por este reconfortable testimonio. Gracias porquè ma has hecho venir en mente tantas situaciones similares por las cuales he pasado en mi vida, y he encontrado en este bello mensaje un signo tambièn para mi. Darle màs espacio a mamà Maria en mi vida.

Dios te regale tantas bendiciones. A ti y a tu familia.

Con afecto Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Rebecca dijo...

hola Edit,
estuve en el blog de Sor Cecilia. Nuestra monja te dedicó un post a ti, y simplemente hay que venir a visitarte porque la dedicación fue tan especial y tan bella.
Y solo llegar aqui a tu casa, me encuentro con esta historia que le deja a una perpleja. Es una historia tan emocionante y tan conmovedora.
Para mi fue una respuesta única- y exclusivamente para la necesidad que presentaba tu sobrina en ese momento. Es preciosa esta historia.^^
La fe es lo más grande que puede acercarnos a Dios y a sus servidores y angelitos.

Te deseo una semana feliz ^^
un fuerte abrazo^^

lourdes dijo...

Gracias a ti amiga y a Dios por permitirme conocerte eres un gran regalo unidas siempre en oración y un abrazo en Criasto Jesús y María

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi estimada Edit:
¡Qué poco sabemos de la Virgen María!!Sí supieramos cuanto hace por cada uno de nosotros nunca nos sentiríamos huerfanos.
Comio religiosa me costó mucho llegar a querer a María con verdadero amor, en mi casa no había devoción a la vista, solo mi abuelo José , el santo varon era devoto a la Virgen del Carmen y llevaba el escapulario en su pecho junto a una gran herida de metralla en la guerra de África.
Un maravilloso ejemplo de fe nos ha dejado hoy.
Gracias
Reciba mi ternura
Sor.Cecilia

Pedro Criado Rodriguez-Carretero dijo...

Hola Edit, saludos y un fuerte abrazo.

Un testimonio, que claramente llama a la conversión y confianza en nuestra Madre, La Virgen María.
Realmente la Providencia de Dios,es infinita y llena de ternura, Amor y Misericordia.

Enhorabuena por tú magnifico blog.
Dios te bendiga.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Querida Edith,
Mi parroquia es la de la Iglesia de la Medalla Milagrosa, tengo la suerte de tenerla a una cuadra de mi casa, mi esposo que falleció hace un año y 4 meses, mandó construir hace años una GRUTA EH EL JARDÍN DE ENTRADA, buscó la Imagen más linda que encontro de la Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa, la llevó en brazos a la Misa del domingo y juntos con mis hijos le pedimos al Párroco la bendijera. Hizo que el jatdinero sembrara unas lindas hortencias color rosa pálido y le colocó una linda iluminación, quedó realmente una belleza, cada noche que venía de su oficina prendía las luces y una caída de agua que también colocó.
Las hortencias se secaron,yo no tenía ganas de prender las luces, mi tristeza era muy grande desde que mi esposo no estaba a mi lado,
El sábado 27 de noviembre, sali para ir a misa de 5.00 pm., era su Día, y al pasar cerca me persiné como lo hago siempre y !OH SORPRESA!, las hortencias habían florecido bellísimas, el día anterior no las vi, la chica que trabaja en la casa me dijo que recién las vió ese sábado en la mañana, como es nueva y no muy preparada no sabe toda la historia.¿Qué piensan que sucedió?, ya me hizo años atrás varios milagros. Les prometo poner la foto de la gruta, y contar sus milagros en una entrada especial, en mi blog del Cofre de los Recuerdos.
Cariños, desde SAN ISIDRO.-PERÚ
María del Carmen

claudia dijo...

Hola Edit, que importante este post. Cuanto mensaje transmite.
Gracias por compartirlo.
Te envio un afectuoso saludo.
Te dejo en el un pequeño regalo.