Mis cielos diarios

Siempre me ha gustado ver el cielo.

Es para mi el gran deleite.

Siento una profunda conexión con nuestro manto celestial.

Amo ver las nubes regalando formas y colores.
Me gusta observarlo, verlo iluminado con los primeros rayos del día, lleno de pompones dorados por los rayos del sol.

O bien en los días tormentosos, cubierto de nubes amenazantes, vestidas de oscuro con bordes verdosos.

Me emociona verlo pincelado, al mejor estilo Monet, durante el atardecer.

Este enamoramiento... esta afición, está tan impresa en mi alma, que esté donde esté, miro mi universo aéreo para estar en sintonía con el.

Viendo el cielo puedo ver los tiempos que se avecinan, si el día va a ser templado, cálido o tormentoso. Eso uno lo aprende con los años y escuchando los indicios que muy sabiamente nos fueron enseñando los mayores.

Viendo el cielo también, puedo ver muy profundamente hacia mi interior, y saber como estoy. Si mi día comienza sereno, con espectativas agradables, o tormentoso por problemas o temores.

Por eso, cuando elevo mis ojos, ya se ha hecho carne en mí, buscar a mi Dios. Y comienzo a darle gracias por darme este hermoso día, o este día tormentoso. También le pido que me proteja y me sepa iluminar para enfrentar las adversidades.

Para mi el cielo es mágico, porque me conecta con la naturaleza, conmigo misma, con Dios...

La imagen que les comparto es mi cielo, el que se puede disfrutar desde el jardín de la casa de mis padres en Monigotes.

7 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Los cielos revolotedos de Monet, son increìbles.

Es la Creaciòn de Dios.

Buen texto.

Un abrazo.

lourdes dijo...

Gracias por la sencillez con que expresa la hermosura de Dios gracias por darnos ese Dios que llevas dentro gracias por compartir tu forma de orar eso es contemplación unidas en oración y un abrazo fraterno y feliz dia de mañana en la solemnidad de CRISTO REY

gosppi dijo...

Estoy de acuerdo contigo....me ayuda el cielo, mirarlo y en él me habla el Padre celeste como mi Padre....me encanta tu blog!!

Maria del Rayo dijo...

Hermoso cielo, hermoso post, hermosa casa, hemoso Dios, que hizo ciel, dio inspiración y creo. Te sigo en fb
¡Viva Cristo Rey!

Norma dijo...

Tu cielo, mi cielo, nuestro cielo. Tienes mucha razón, el cielo es mágico, cuántas historias se tejen alrededor de él. Cuántos rezos le elevamos de día y de noche, Gran entrada sanjuanina.
Besossssssssssssssssssssssssssssssssssssss

Gran Visigoda dijo...

Compartimos gusto, me deleito mirando el cielo en el día y en la noche, me veo buscando la sonrisa de Dios entre las nubes y su Misericordia siempre allá en lo alto, mirando al cielo siempre acabo sonriendo y pensando y rezando...
Gracias por tu entrada , me movio por dentro. Un abrazo Edit!

♥Alicia dijo...

Hola Edit, soy nueva en tu precioso blog. Te cuento q de niña me encantaba tenderme en el césped y mirar el cielo por entre las ramas. Placer que aún conservo.
Me gustó mucho la entrada.
Un abrazo y que continúes con bendiciones la semana.