"La Voz" en la Madre Teresa


Dos libros de reciente aparición, escritos por colaboradores directos, cuentan cómo fue la repentina experiencia mística que la llevó a entregarse por entero a los más humildes.

El 10 de septiembre de 1946, la Madre Teresa, viajando en tren desde Calcuta a Darjeeling, recibió una "llamada dentro de la llamada",por la que abandonaría la Congregación de la Hermanas de Loreto y fundaría las Misioneras de la Caridad. Ella lo llamó: el "Día de la Inspiración". ¿Qué sucedió en este viaje para que cambiara radicalmente, pasando de ser una religiosa dedicada a la educación, a entregarse a la atención de los más pobres y olvidados?

Para entenderlo, es necesario tener presente el "voto secreto" que realizó cuatro años antes y que consistió en su compromiso de "no negarle nunca nada a Dios". Es decir que a sus votos de obediencia, pobreza y castidad, añadió el de la sumisión total a la voluntad de Dios. De esta manera se puede comprender por qué la Madre Teresa fue tan fiel y perseverante en llevar a cabo su misión, incluso más allá de la oscuridad interior que acompañaría parte de su vida.

La Madre Teresa escribió: "Era una segunda llamada para abandonar incluso Loreto, donde estaba muy feliz, para ir a las calles a servir a los más pobres de los pobres. Fue en aquel tren que oí la llamada para dejarlo todo y seguirlo a Él a los barrios más miserables ... Yo sabía que era Su voluntad y que tenía que seguirlo. No había duda que iba a ser Su obra". Y en otra carta agregó: "Me hizo una llamada para saciar la sed de Jesús sirviéndole en los más pobres de los pobres".

Durante ese viaje ella tuvo una experiencia tan extraordinaria de Dios que cuando bajó del tren ya no era la misma. Ella diría: "En la fuerte gracia de Luz y Amor divinos que recibió durante el viaje, es donde empiezan las Misioneras de la Caridad ... en las profundidades del infinito anhelo de Dios de amar y ser amado". Según le dijera al padre Langford, "fue un encuentro con la sed de Jesús ".
Aquella sed de Jesús Crucificado, no era física, sino que "era su sed de amar y ser amado". De allí que mandara colocar en las capillas de las casas de sus congregaciones un cartel con la frase: "Tengo sed" y que explicara frecuentemente: "Sus palabras no son algo del pasado, están vivas aquí y ahora, dichas a ustedes. ¿Lo creen? ...¿Por qué dice Jesús: 'Tengo sed'? ¿Qué significa? ...'Tengo sed' es algo mucho más profundo que si Jesús dijera simplemente: 'Te amo'. Hasta que no sepan profundamente en su interior que Jesús tiene sed de ustedes, no podrán empezar a saber quién quiere ser Él para ustedes, o quién quiere que sean ustedes para Él".

A partir de aquel viaje y hasta principios de 1947 empezó a recibir locuciones de Jesús (ella llamó a este fenómeno: "la Voz").
Según escribiera al padre Van Exem y luego al arzobispo Périer, Jesús, entre otras cosas, le decía: "Quiero hermanas indias Misioneras de la Caridad, que serán Mi fuego de amor entre los más pobres, los enfermos, los moribundos y los niños pequeños de la calle". "Quiero religiosas libres, revestidas con Mi pobreza de la Cruz. Quiero religiosas obedientes, revestidas con mi obediencia de la Cruz. Quiero religiosas llenas de amor, revestidas con la caridad de la Cruz. ¿Te negarás a hacer esto por mí?". Por momentos la Voz se volvía muy dura con ella: "¿Tienes miedo a dar un nuevo paso por tu Esposo? ¿Por mí, por las almas? ¿Se ha enfriado tu generosidad? ¿Soy secundario para ti? Tú no moriste por las almas, por eso no te importa lo que les suceda. Tu corazón nunca estuvo ahogado en el dolor como lo estuvo el de Mi Madre. Ambos nos dimos totalmente por las almas. ¿Y tú?". Pero, en otros momentos, la Voz era suave y suplicante: "Pequeña mía, ven, ven, llévame a los agujeros de los pobres. Ven sé mi luz. No puedo ir solo. No me conocen, por eso no me quieren. Tú ven, ve hacia ellos, llévame hasta ellos".

Además de escuchar "la Voz", en ese tiempo, tuvo tres visiones. En la primera: "Vi una gran muchedumbre, todo tipo de personas, muy pobres y también había niños. Todos ellos tenían sus manos alzadas hacia mí. Yo estaba de pie y ellos alrededor. Gritaban: 'Ven, ven, sálvanos, llévanos a Jesús". En la segunda: "Pude ver gran dolor y sufrimiento en sus rostros. Yo estaba arrodillada cerca de Nuestra Señora que estaba frente a ellos. No vi su cara, pero oí que decía: 'Cuida de ellos, son míos. Llévatelos a Jesús. Tráeles a Jesús. No temas ..." En la tercera de las visiones, nuevamente vio la muchedumbre, pero esta vez: "Estaban cubiertos de oscuridad. Sin embargo, los podía ver. Nuestro Señor estaba en la Cruz. Nuestra Señora, a poca distancia de la cruz y yo como una niña en frente de ella ... Ambas estábamos frente a la Cruz. Nuestro Señor dijo: 'Te lo he pedido. Ellos te lo han pedido y ella, Mi Madre, te lo ha pedido. ¿Te negarás a hacer esto por Mí, cuidar de ellos, traérmelos?' Yo respondí: 'Tú sabes, Jesús, que estoy preparada para ir enseguida". Y la Madre agrega en esta carta: "Desde entonces, no he oído ni he visto nada, pero sé que todo lo que he escrito es verdad".

Envuelta en esta experiencia mística tan particular, la Madre Teresa comenzó a pedir la dispensa para salir de su Congregación e iniciar la obra. Primero fue con su confesor, luego con el arzobispo, más tarde con la Madre Superiora y finalmente con el Vaticano. Al año y medio, obtuvo todos los permisos. Según los expertos, fue más rápido que lo habitual. Su perseverancia e insistencia para salir de la comodidad en que vivía e ir a meterse en los "agujeros oscuros" de los pobres de Calcuta, fue notable. Así, esta pequeña religiosa, de apenas un metro y medio de altura, dejó la casa de las Hermanas de Loreto, se vistió como una hindú, con un sencillo sari blanco y salió a llevar la luz de Cristo a los barrios marginales de Calcuta. En la pobreza, se fue haciendo cada vez más fuerte, a tal punto que el ex Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, llegó a decir que era la mujer más poderosa del mundo.

Comparto con ustedes esta noticia editada en el Diario El Clarín hace unos días, del comentarista Jesús Silveyra.

1 comentario:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Edit Liliana, por darnos a conocer algo más de nuestra Hna.Teresa de Calcuta, la cual tuve la suerte de conocer en un viaje que realicé hace comounos 25 años la India y otros países.
Los votos de una religiosa tal como dice, son tres Pobreza , obediencia y castidad. La obediencia es a los designios de Dios y en nuestros superiores que les llevan a ser mediaciones.
No obstante, la voluntad de Dios no consiste en hacer este o aquel opostolado, como nos han enseñado en una teología ya caduca; la voluntad de Dios es saber vivir lo que la vida nos depara y lo que intuimos que debemos ser «con amor», el amor es realmente la voluntad de Dios, no en hacer las cosas de una manera determinada. Así reza el Padrenuestro «Hágase tu voluntad aquí en la tierra como en el cielo», evidentemente en el cielo ya no hay que hacer obras, allí sólo reina el amor consumado, por eso le pedimos a Dios que haga su voluntad, la que hace él en el cielo, se haga en la tierra.
Los santos siempre han sabído intuir las Obras de amor que deberían realizar precisamente por estar libremente seducidos por el amor y no por la sumisión tan llevada a usar equivocadamente, aunque en sustancia se sobreentiende que significan lo mismo pero con distinta actitud en el corazón.
En fin...deseo que me haya sabído explicar.
Que Dios la bendiga por darnos tantas cosas que reflexionar y dar gracias a Dios por cuanto nos da de su saber.
Sor.Cecilia Codina O.P