Efectos del PACO

El adicto al paco, al consumir esta droga, experimenta varios estadios en esta dependencia que lo llevan a la muerte:

Con el primer consumo comienza a experimentar el tiempo de la euforia, donde disminuyen las inhibiciones, hay una profunda sensación de placer y éxtasis. Se intensifica el estado de animo, hay cambios en los niveles de atención e hiperexcitabilidad.
Vive la sensación de ser muy competente y capaz de hacer lo que sea, se aceleran los procesos del pensamiento en torno a lo que se le ocurre como objetivo.
Ya no tiene hambre, ni sueño ni fatiga. Aumenta su presión sanguínea, la temperatura corporal y el ritmo respiratorio.

Entre los 2 y 5 minutos de consumir este espanto, aparece el tiempo de la disforia. Lo invade una fuerte sensación de angustia, depresión e inseguridad, y deseo incontenible de seguir fumando.
La tristeza y la apatía se adueñan de el, tiene una indiferencia total.
Con el correr de los días aparece el tiempo de consumo compulsivo, en el que la persona empieza a consumir ininterrumpidamente cuando aún tiene dosis en la sangre para evitar la disforia.

Por último, aparece el tiempo de la alucinaciones y la sicosis. El consumo de PBC suele provocar sicosis o pérdida del contacto con la realidad, la que puede darse después de varios días o semanas de fumar con frecuencia y durar semanas o meses. Las alucinaciones pueden ser visuales, auditivas, olfatorias o cutáneas.

Lo que está consumiendo es nocivo para su salud:

- El ácido sulfúrico en el compuesto produce enfisema y cáncer pulmonar a mediano plazo.
- El kerosén disuelve el recubrimiento mielínico de los axones, impidiendo la transmisión de los impulsos eléctricos en las neuronas. A su vez, la combustión del kerosén genera monóxido de carbono, el cual substituye el oxígeno en los eritrocitos de la sangre.
- Expectoración de sangre o mucosa sanguinolenta del tracto respiratorio.
- Su consumo durante el embarazo produce mutaciones severas en el feto.
- Degradación progresiva de la piel.
- Debilitamiento de los músculos.
- Reducción acelerada del peso corporal (en algunos casos produce anorexia).
- Desgano e insomnio.
- Midriasis.
- Náuseas y vómitos.
- Hipertensión arterial.
- Migraña severa.
- Taquicardia.
- Frecuentemente produce ulceraciones en los labios y la cavidad bucal.
- Comportamiento errático.

Es doloroso ver a un persona en ese estado, e inhumano no hacer nada por ellos.

El video que les dejo es desgarrador. Así quedan las personas adictas al paco, así se las ve en la via publica. Que no nos paralice la indiferencia o el temor. Ayudemos desde nuestros lugares, seamos la vos y los brazos de refugio de estas víctimas de la soledad y el desamparo.



4 comentarios:

ClaudiaLilian dijo...

Es sumamente doloroso ver a las personas consumidas por tal flagelo. Cada vez son mas...

José Ramón dijo...

Es lamentable que el ser humano sea tan sensible a caer en los vicios más degradantes que puedan existir. Gracias por su amable comentario que pase una buena semana
Cordial Saludos de José Ramón

Marina-Emer dijo...

yo opino como José Ramón..me encanta este blog ..ya te le sigo
un abrazo
Ma

Maria del Rayo dijo...

Edit, solo le pido a Dios que me libre para no caer en adicciones, porque la verdad es muy dificil salir de cualquiera.
¡Felicidades por tu blog!
Besos