Sacerdotes que hicieron mella en mi vida I

Ayer, en uno de mis momentos de buceo cibernético, descubrí un grupo creado en Faccebook.com, que me pareció muy atinado y de mérito, se llama http://www.facebook.com/group.php?gid=404166879781.

Resulta que un grupo de amigos decidió expresar su confianza y reconocer las bondades que recibieron de sus sacerdotes, unos sus confesores, otro sus maestros, otros más cercanos sus amigos…
Busqué el grupo y me uní a ellos, por que es un modo de dar testimonio de que la gran mayoría de nuestros sacerdotes son hombres de bien, que ofrendan su vida y su servicio a nuestro Dios y a sus hermanos.

Leyendo los testimonios comencé a buscar en mi memoria los tiempos, las épocas, los momentos donde un sacerdote estuvo allí, trayéndome la Palabra justa, el consuelo, el consejo, la guía que necesitaba para seguir el buen rumbo.

Como por arte de magia, "la de mi memoria", comenzaron a aparecer uno a uno los hombres consagrados que hicieron mella en mi alma y en mi vida.

Siendo muy pequeña, los encuentros con Jesús Eucaristía los tenía los 4º domingos de mes, fecha en que llegaba el Padre Francisco Scotto a darnos misa en la Parroquia. Teníamos no más de 3 o 4 años mi hermana y yo, cuando vestidas como princesitas íbamos a la Parroquia de la mano de mi abuela paterna, los domingos por la mañana. Luego llegaba mi madre con mi hermanito bebé.
La entrada a la parroquia de la mano de mi abuela Felicia era muy solemne, porque creía plenamente que nos presentaba a Jesús para que nos bendiga y nos proteja. Frente a la actitud de esa abuela creyente y a nuestra inocente mirada, el Padre Scotto no podía dejar de darnos la bendición cada domingo.
El Celebró el matrimonio de mis padres, nos bautizo a todos sus hijos. En nos dio la Primera Comunión y estuvo junto al Obispo en nuestra Confirmación. Falleció poco tiempo después de la misa de acción de gracias por los 25 años de matrimonio de mis padres. El padre Francisco es la estampa del cura de campo, ya que siendo el sacerdote de Tacural, tenia a su cargo la parroquia de otros pueblos vecinos, dentro de los cuales estaba el nuestro. Nos dejó a todos un gran legado, ya que su pastoral de mas de 30 años, fue de gran valía en toda la región.

En las entradas siguientes seguiré dando testimonio de aquellos hombres de fe que fueron importantes en mi vida.

1 comentario:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me parece una excelente idea, mi querida Edit, yo tenía en mi pensamiento también hacerle un homenaje al cura de mi barrio que hace poco lo han jubilado, pero no tengo datos para hacerle una presentación y ayer los pedí amiga amiga. Así que tenemos hilos de pensamientos, ni que nos lo hubiéramos dicho.
Gracias Edit por tu vida
mi bendición
Sor.Cecilia.